Ocio Nocturno

Si durante el día el plan de sus vacaciones es más relajado, disfrutando del sol y el mar, al caer la noche llega el momento de salir a pasear o incluso a bailar hasta el amanecer. En toda la isla encontrará una amplísima oferta de restaurantes para todos los gustos y presupuestos. Después de cenar, la mejor opción es ir a tomar una copa en algún bar con terraza y vistas al mar. Pero si busca propuestas todavía más activas, el puerto de Ciutadella o el de Maó son los que concentran la mayoría de bares, cafés concierto y discotecas. En estos sitios encontrará ambiente hasta la madrugada y un estilo variado de locales y músicas.


También se puede optar por espacios más alejados del centro pero a los que merece mucho la pena escaparse. ¿Por qué no una puesta de sol desde un faro, o desde una cueva natural convertida en bar? Es un placer único que hace que la isla sea especial. Y hay más: un paseo relajado por un puerto, callejear por un casco antiguo, un recital o sesión de cine al aire libre, un mercadillo nocturno… Si viene en verano, no debería perderse alguna fiesta patronal con su jaleo de caballos pero, eso sí, ¡no vaya con chanclas ni tacones!

 
Imágenes relacionadas