Mahón

Si Mahón es como es, si Menorca es como es, se lo debe en gran parte a una posesión que por los siglos ha sido la envidia de todas las civilizaciones e imperios que han cruzado el Mediterráneo. Esta codiciada posesión es el puerto natural más grande de nuestro mar. Asomada a él, ha crecido una ciudad luminosa, ilustrada y humana. Una muestra de cómo la vida de esta ciudad transcurre alrededor de su puerto la encontraremos paseando por la bellísima plaza del pescado o por el mercado del Claustro del Carmen, ambos edificios construidos sobre el puerto. Como ellos, tantas otras casas mahonesas se levantan sobre el mismísimo acantilado, dejando algún que otro hueco en forma de mirador para compartir las increíbles vistas a esta maravilla de la naturaleza que es el puerto de Mahón.




 
Imágenes relacionadas