Siente la gastronomía de Menorca

La cocina tradicional menorquina se ha mantenido fiel a su origen, con esa esencia sencilla, ese saber disfrutar de la vida y de lo que ofrece la naturaleza de la misma isla. Es una gastronomía tranquila, Km. O, con platos típicos preparados con los productos de la propia tierra y respetando los ciclos y temporadas de cada uno de ellos. En los últimos años, el prestigio de la gastronomía menorquina ha sido catapultado con la celebración de jornadas gastronómicas y el descubrimiento de los geniales toques de los platos de la isla, obras culinarias preparadas con ingredientes sencillos que enamoran a quienes tienen el placer de probarlas.

 

Si hay un producto que destaca por su calidad en solitario o como parte de las más deliciosas recetas culinarias es el Queso Mahón-Menorca, la delicia, la joya de la gastronomía isleña. Visitar una de las fincas tradicionales de la isla, llamadas llocs para sumergirse, observar y entender el proceso de elaboración de este manjar exquisito es una experiencia que no dejará indiferente a ningún visitante. Además, es posible que incluso puedan degustar los quesos bajo el porche de la misma finca, rodeados de unas vistas espectaculares del campo menorquín.

 

Esta exquisita cocina cuenta desde hace algunos años con el acompañante perfecto para las deliciosas creaciones, nacidas del campo y el mar menorquines para transformarse en sabrosos manjares en los fogones de los hogares y restaurantes: el vino de Menorca. Las nueve bodegas situadas por todo el territorio de la isla ofrecen visitas a sus viñedos, para pasear entre las vides, absorbiendo su aroma y admirando el color de sus frutos y las rocambolescas formas de sus vides y a sus instalaciones, que finalizan (pueden finalizar) con la cata de sus caldos en un entorno privilegiado.

 

Tierra de cocina marinera y rústica, no podemos abandonar Menorca sin visitar uno de sus muchos mercados de productos locales, como por ejemplo el Mercat des Claustre de Maó, un compendio de pequeños comercios llenos de encanto y de productos Made in Menorca. Si nos vamos junto al mar, en el puerto de Mahón podemos encontrar Sa Llotja, donde los pescadores venden sus productos capturados ese mismo día, algo similar a lo que ocurre en el Mercat des Peix de Maó, que cuenta con paradas repletas de una gran variedad de pescado y marisco. Cruzando la isla hasta Ciutadella, en la Plaça des Peix podemos encontrar producto menorquín tanto en pescaderías, como en carnicerías, puestos de fruta y verdura, de embutidos y quesos… Tanto el de Maó como el de Ciutadella se han reinventado en los últimos tiempos para convertirse en espacios gastronómicos en los que poder disfrutar de sabrosas tapas, pinchos, vinos, cervezas o de un buen gin-tonic elaborado con ginebra de la isla mientras se disfruta de actuaciones de música en directo.

 

Del mismo modo, cualquiera que visite la isla no puede olvidar recorrer los restaurantes de cocina típica, en los que podrá encontrar desde platos tan conocidos como la famosa caldera de langosta hasta las recetas tradicionales más sabrosas, como el oliaigua o las berenjenas rellenas, riquísimos platos típicos de la Menorca rural que convertirán tu visita a Menorca en una experiencia realmente auténtica.